La jubilación del empresario familiar, tema de análisis en el segundo “Desayuno en Familia”

De Izda. a dcha. Marisa Sáinz de ADEFAN junto a los miembros de ARPA, Marta Hernández, Jorge Arellano y Sonia Olóriz. (Foto: Víctor Ruiz).

La segunda sesión del ciclo ‘Desayunos en Familia‘ organizados por la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (ADEFAN) en colaboración con ARPA Abogados Consultores trató el tema: “Tengo intención de jubilarme, ¿qué tendría que tener en cuenta?”. La sesión, celebrada el 15 de abril de forma virtual, contó con la presencia como ponentes de varios miembros del equipo de Empresa Familiar de la propia ARPA. En concreto, participaron la asesora fiscal de ARPA, Sonia Olóriz; Marta Hernández, abogada  y el responsable de Corporate Compliance, Jorge Arellano. Todos ellos fueron presentados por la directora de ADEFAN, Marisa Sáinz que actuó como moderadora del encuentro.

A partir de ahí, Marta Hernández trató las diferentes modalidades de jubilación del empresario familiar tanto en el régimen general de la Seguridad Social como en autónomos. También analizó las diferentes opciones que existen para garantizar la seguridad económica una vez el empresario ha finalizado su vida laboral activa. Entre estas últimas destacó los premios de jubilación, la presidencia de honor, la retribución a través del reparto de dividendos como consejero o administrador. “Son fórmulas que permiten la percepción de ciertos rendimientos sin que sea necesario estar encuadrado dentro de algún régimen de la Seguridad Social”, señaló.

Por su parte, Sonia Olóriz abordó su intervención desde la perspectiva fiscal en la que es especialista. En ese sentido, su planteamiento fue qué hay que hacer antes de jubilarse. Así, por ejemplo, planteó como aspectos clave en qué manos se va a quedar la empresa tras la retirada del empresario bien impulsando un proceso de sucesión familiar o mediante la entrada de trabajadores. Esta última opción, por cierto, “se encuentra favorecida últimamente por parte del Gobierno de Navarra”, comentó. Igualmente, ante la perspectiva de que la pensión de jubilación supondrá una rebaja de la capacidad económica manejada por el empresario hasta el momento, Olóriz presentó las diversas posibilidades que existen para complementar esos ingresos “optimizando todas las posibilidades fiscales”. 

Finalmente, Jorge Arellano habló sobre tres herramientas muy importantes destinadas a asegurar la supervivencia de la empresa familiar una vez jubilado su promotor. “Igual no son muy conocidas pero, por ejemplo, resultaría muy oportuno hacer un mapa de riesgos de la empresa familiar para conocer sus fortalezas y debilidades”, comentó. Las otras dos fórmulas que citó fueron la elaboración de un plan de sucesión adecuado y un plan de contingencia. “Todo ello para impulsar la comunicación y la transparencia con el fin de evitar una situación de bloqueo que podría dificultar la pervivencia de la compañía”, concluyó.

 

Redaccion
Author: Redaccion