Webinar “La empresa familiar: crisis del Covid19 y el día después”

Participantes del webinar "La empresa familiar: crisis del Covid19 y el día después" organizado por las territoriales de Cantabria, Castilla y León y Madrid. (Foto: cedida).

El presidente y la directora de la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (ADEFAN), Francisco Esparza y Marisa Sáinz, junto con asociados de nuestra organización participaron el 16 de abril en el webinar “La empresa familiar: crisis del Covid19 y el día después”.

Dicho encuentro telemático fue organizado por las asociaciones de Empresa Familiar de Cantabria (ACEFAM), de Castilla y León (EFCL) y Madrid (ADEFAM). Una cita que reunió a Clemente González, fundador y presidente del Grupo Alibérico; Juan Parés, presidente y consejero delegado del Grupo Textil Santanderina, y César Pontvianne, consejero delegado de Plásticos Durex y presidente de Empresa Familiar de Castilla y León.

Los tres invitados aseguraron que están viviendo esta crisis con incertidumbre e intensidad desde el punto de vista empresarial y humano. “Estamos ante una guerra mundial biológica y no tenemos experiencia ni sabemos cuantificar el impacto que va a tener a nivel global y en cada una de nuestras organizaciones”, aseguró Clemente González.

Juan Parés, por su parte, hizo un especial hincapié en el valor de las personas para remontar la crisis y propiciar la recuperación. “En los momentos difíciles es cuando se ve el valor de las personas que componen el grupo”, aseguró. Las medidas de protección de la salud y de ajuste de empleo tomadas por la compañía han ido enfocadas a dar tranquilidad a la plantilla. Esta sensibilidad es, según Parés, una fortaleza que permite a la compañía sentir la ilusión y la energía necesarias “para asumir el cambio”.

Mientras que César Pontvianne consideró que saldremos de la crisis en forma de U larga, esperándose que se retome el crecimiento a finales del año que viene. Respeto al sector de la automoción al que pertenece su empresa, señaló que la situación va a ser muy complicada especialmente en España, dado que, “aunque somos el segundo país fabricante de Europa, no disponemos de ninguna marca propia y habrá una tendencia a nacionalizar la producción”.

LA FUERZA DE LAS ASOCIACIONES TERRITORIALES

Los participantes en el webinar reivindicaron también el papel que en este contexto deben jugar las asociaciones territoriales de la empresa familiar. “Están en juego la supervivencia de nuestras empresas y de nuestros empleos, y tenemos que salir a comunicar a la sociedad, desde nuestras asociaciones, todo lo que hacemos de positivo en pro de la actividad económica y el empleo desde el conocimiento de la realidad”, dijo Clemente González. “Las empresas familiares serán las que, con su trabajo, responsabilidad y compromiso, saquen a este país de la crisis generando actividad y empleo”, matizó.

A este respecto, Juan Parés consideró que la Empresa Familiar debe jugar más un “papel beligerante para que el mundo se rija por lo que es humanamente justo”. En su opinión la sociedad no está escuchando todo lo que las familias empresarias tienen que decir, especialmente la Administración “porque todos estamos sujetos a distintas reglamentaciones”.

Finalmente, Pontvianne también situó a las asociaciones territoriales como vía para hacer llegar las necesidades de las empresas familiares a las diferentes administraciones regionales y que estas, a su vez, las trasladen al Gobierno central. “Estamos en una crisis sanitaria pero ahora viene una crisis económica y tenemos que trabajar con unos presupuestos diezmados y con una situación muy complicada, por lo que van a tener que contar con nosotros, y nosotros tenemos que estar ahí y trasladar nuestras medidas”, sentenció.