Benito Jiménez recibe el premio Empresario del Año

“Como dijo Marie Curie, no hay que pensar en lo que se ha hecho sino en lo que queda por hacer”. Con ilusión por el futuro y con ganas de emprender nuevos proyectos, así recibió Benito Jiménez el premio Empresario del Año, que le concedió Negocios en Navarra por su trayectoria al frente de Congelados de Navarra, empresa asociada a ADEFAN y que también fue galardonada recientemente con el premio Alimenta Navarra en la categoría de Internacionalización.

“Dicen que es difícil ser profeta en tu tierra, pero yo me siento muy agradecido”, añadía, al tiempo que recordaba sus inicios como empresario. “Yo tenía 33 años. Empezamos de cero. Y, cuando no hay detrás instituciones o multinacionales, cuesta. Pero han pasado veinte años y aquí estamos. Hemos trabajado duro, hemos crecido y nos hemos divertido. Y espero que sigamos haciéndolo en el futuro”.

Para Jiménez este galardón es fruto del trabajo conjunto, pero no sólo el suyo. Detrás de su éxito, insistía, están su mujer, sus hijos, sus padres y suegros, sus hermanos, y todo el equipo de Congelados de Navarra, “que con su esfuerzo y saber hacer han hecho que estemos donde estamos”.

Y están en los cinco continentes; en más de 50 países, a los que exportan el 70% de su producción, que ronda las 220.000 toneladas de vegetales, frutas y platos preparados. Cuenta con cuatro plantas industriales. Emplean a más de 800 personas. Y esperan facturar alrededor de 200 millones este año. Sin duda, unos datos de premio.