El presidente de ADEFAN, ponente en la asamblea de la Empresa Familiar de Madrid

Los presidentes de las asociaciones de empresa familiar de Castilla-León, Galicia y Navarra participaron en una mesa redonda organizada por la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM) en torno a los retos de la empresa familiar dentro de la sociedad. La mesa tuvo lugar en el cierre de la Asamblea Anual de Socios de (ADEFAM) el pasado 19 de junio a la que también se sumaron las intervenciones de la presidenta de Atrevia,
Nuria Vilanova, y la periodista Gloria Lomana.

Comunicación de perfil bajo 
La presidenta de Atrevia, Nuria Vilanova, en su intervención, señaló que “la opinión pública puede ser muy agresiva y las personas ya no creen en las empresas ni en los políticos”. A su juicio, la manera de cambiar esta percepción pasa por modificar la comunicación en el seno de la propia empresa. “La imagen que los empleados tienen de la empresa y cómo la transmiten es una buena forma de empezar a cambiar la percepción por parte la sociedad”, dijo.

Asimismo, es de la opinión de que esta misma actuación de perfil bajo se lleve a cabo también con el cliente y, finalmente, con la sociedad. “Hay que mirar de tú a tú. Tenemos que contar nuestra historia de manera directa a la sociedad”, subrayó Vilanova.

Reivindicación del papel del empresario
En la mesa redonda, conducida por Gloria Lomana y en la que intervinieron José Miguel Isidro, presidente Empresa Familiar de Castilla y León; Emilio Pérez Nieto, expresidente de la Asociación Gallega de Empresa Familiar; y Francisco Esparza, presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Navarra (ADEFAN), se puso de manifiesto por parte de los tres intervinientes la necesidad que tiene la empresa familiar de contar al exterior cuál es su labor para mejorar la imagen que la sociedad tiene del empresario.

“Pese a la internacionalización, la empresa familiar radica en el territorio en que nace, y la gente tiene que saber quiénes somos y cuál es nuestra labor”, afirmó Francisco Esparza. En esta misma dirección se expresó Emilio Pérez Nieto: “Exponemos nuestro nombre, pero no sabemos explicar lo que hacemos. La gente no sabe los empleados que tenemos ni los impuestos que pagamos, y eso es lo que hace que se perciba de manera equivocada la figura
del empresario”, dijo.

Además, los tres presidentes coincidieron en señalar la necesidad de que la Administración reduzca las trabas de tipo administrativo o de otra índole que se refieren a la actividad empresarial.