Manuel Bermejo: “La empresa familiar navarra mira el futuro con optimismo”

De la mano de ADEFAN, Manuel Bermejo desgranó el 4 de mayo un estudio sobre Gobernanza realizado a las empresas familiares navarras, además de presentar su libro: “Gobernando la Empresa familiar con visión transformadora y liderazgo positivo”.

El doctor en economía y presidente de The Family Advisoy Board, Manuel Bermejo, uno de los grandes expertos nacionales en empresa familiar, expuso a los más de 30 asistentes la situación de la empresa familiar navarra tras los resultados de un estudio realizado conjuntamente entre la asociación y The Family Advisoy Board.

LAS FORTALEZAS

Según Bermejo: “La Empresa Familiar es un ecosistema en el que conviven la gobernanza de la familia y la gobernanza de la empresa“. Y, puesto que “los ecosistemas deben estar en equilibrio y los problemas personales se han llevado por delante importantes empresas, son recomendables los consejos de familia y hablar entre todos, que haya comunicación y puesta en común”. Y señaló, el que también es director general del Executive Education IE Business School, que es importante tener clara la sucesión de la compañía.

De este estudio académico, basado en encuestas a las empresas familiares de la Comunidad foral, se desprende, primero, que la foto actual que representa a la empresa familiar viene condicionada por una gran recesión en la cuál es evidente que la prioridad de muchas empresas familiares ha sido la pura supervivencia. Pero a pesar de esa inevitable realidad, hay una buena notica y es que una amplia mayoría de las compañías vislumbran un buen futuro inmediato: “La empresa familiar navarra mira el futuro con optimismo, ninguna de las compañías consultadas lo ve peor que este año pasado, que ha sido bueno, y la mayoría lo espera mejor”.

En palabras del ponente, llama poderosamente la atención en este estudio la relevancia que las empresas dan al análisis de la competencia, “un dato muy singular de Navarra, sin duda”. También se da importancia entre los encuestados al talento y a la reputación.

RETOS DE LA EMPRESA FAMILIAR NAVARRA

A la vista de los resultados de esta investigación, se observa un problema estructural de escaso tamaño de la empresa familiar navarra. Pequeñas y medianas, que tienen difícil atraer el talento. Esta realidad, incide, sin duda, en los escasos niveles de internacionalización y desarrollo de políticas de I+D+i que pueden lastrar la competitividad en el futuro.

Especialmente preocupante es la escasa atención a la formación de accionistas y futuros accionistas que forman parte de la propiedad de las empresa familiares navarras. Y la recomendación del experto es que se avance en la institucionalización de las empresas familiares desde una perspectiva profesional y holística, a fin de avanzar en los desequilibrios y riesgos desvelados en este informe, tanto a nivel familia como de negocio.

“No conozco nada tan potente como una empresa familiar que gestiona bien su singularidad”.
Como familia, “deben compartir una misión y unos valores, por eso, deben pararse y reflexionar dónde estamos y a dónde queremos ir, porque la ausencia de comunicación y espacios formales para atender conversaciones estratégicas sería percibido de alto riesgo”, incide.

Haciendo referencia a su libro, aseguró que: “Gobernar supone tomar decisiones sobre los asuntos de la agenda estratégica y, una vez hecho esto, controlar su correcta ejecución, tomando medidas correctoras, si así proceden. En el caso concreto de las empresas familiares, un buen gobierno es indispensable para alcanzar su objetivo básico y fundacional: la continuidad transgeneracional”.

LA IDIOSINCRASIA NAVARRA

De momento, este estudio se ha hecho solo en 4 provincias de España y el rasgo común entre todas las compañías es el tamaño pequeño, que les dificulta poder competir mejor y atraer talento. Por el contrario, se desprenden dos rasgos que hacen particulares a las firmas navarras: Por un lado, la preocupación por los temas de la competencia; y, por otro, el poco uso que se hace de consejeros independientes, es decir, hay un exceso de endogamia en las empresas familiares de aquí.

Otra peculiaridad navarra, que destacó Bermejo como muy positiva, ha sido la alta participación en el estudio de los miembros de ADEFAN. Algo que, sin duda, denota un interés de las compañías de aquí por descubrir sus fortalezas y debilidades para poder potenciar las primeras y mejorar las segundas.