Pachi Esparza: “La empresa familiar es imprescindible para Navarra”

Durante la Asamblea General de esta Asociación se presentó un estudio, elaborado por el Instituto de Empresa Familiar, que confirma que, en nuestro territorio, “las empresas familiares son mejores en términos de rentabilidad y resultados medios que sus homónimas no familiares”, aseguraron sus autores.


Pamplona, 21 de junio de 2016.-
El presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar en Navarra, ADEFAN, Pachi Esparza, afirmó ayer ante cerca de un centenar de asociados que participaron en la Asamblea General que esta organización celebró en el Hotel Tres Reyes de Pamplona que “laempresa familiar es imprescindible para Navarra” por lo que, afirmó, “hay que defenderla ya que es estratégica”. Esparza, además, reiteró el compromiso de su organización “por un futuro sostenido y sostenible” para la Comunidad foral.

Estas declaraciones del presidente de ADEFAN sirvieron de preámbulo para la presentación, por primera vez, de un estudio elaborado por el Instituto de Empresa Familiar sobre la importancia que tiene este tipo de sociedades dentro del tejido empresarial de nuestra región. El director general del Instituto de Empresa Familiar, Juan Corona, fue el encargado de introducir este documento junto con sus autores: Juan Carlos Ayala, director de la Cátedra de Empresa Familiar y Martín Larraza, profesor titular del departamento de Gestión de

Empresas de la Universidad Pública de Navarra, UPNA.
Dicho análisis confirma que, en el momento presente, las empresas familiares son las más numerosas dentro del tejido empresarial de Navarra, cubren todos los segmentos de tamaño (desde la micro hasta la gran empresa) y, además, actúan en todos los sectores de actividad, “sobre todo en el manufacturero”, apuntaron. En cuanto a su actividad propiamente dicha, los autores destacaron que “las empresas familiares son mejores en términos de rentabilidad y resultados que sus homónimas no familiares”.

Con respecto a la financiación, Ayala y Larraza aseguraron que se trata de un tipo de sociedades que “creen en la autofinanciación que favorezca un mantenimiento futuro de la empresa y de la idea de negocio que la origino”. Por esta última razón, su ratio de productividad es ligeramente inferior frente a las empresas no familiares. Un aspecto que, sin embargo, para los autores del estudio no es negativo ya que demuestra que frente a la bajada de beneficios producida por la crisis “la respuesta de las empresas familiares fue apostar por mantener el empleo”.

GALERÍA DE IMÁGENES